domingo, 4 diciembre 2022
InicioOpiniónAnita Palmero, la cantante y actriz rondeña

Anita Palmero, la cantante y actriz rondeña

Amiga de Carlos Gardel y de Eva Perón, rodó varias películas e interpretó el primer tango del cine sonoro de Argentina

Anita Palmero Chaves es una polifacética artista rondeña que triunfó en los escenarios internacionales, principalmente en Argentina. Nació en Ronda, el 13 de septiembre de 1902 y desde pequeña manifestó un gran talento para el canto y para la interpretación. Su infancia estuvo relacionada con el teatro, puesto que su padre trabajaba como electricista en el coliseo rondeño.

En 1917, tras el fallecimiento de su madre, el cabeza de familia con sus cuatro hijas tuvo que trasladarse a Tánger, una ciudad internacional que cumplía con las expectativas económicas de la familia. Es allí donde comienza la carrera artística de Anita. Su nombre queda registrado en el Kursaal, el lugar más emblemático que ofrecía una gran variedad de espectáculos y novedades.

Además de actuaciones por Casablanca y Gibraltar, llegó a integrarse en una compañía de variedades que, no solo la encontramos en el teatro Romea de Madrid, sino emprendiendo una gira por Sudamérica que será crucial para el futuro de nuestra artista.

Enamorada del estilo de Gardel, es en Argentina donde desarrolló la mayor parte de su carrera como artista consagrada y especializada en la interpretación de ese género.

Según sus propias palabras, el tango para mí es un remanso de paz, tiene para mí corazón, un hechizo inexplicable y poderoso.

A pesar de que dominó una amplia variedad de estilos como cuplés, valses, pasodobles o rancheras, es en el tango donde destacó. De hecho, contribuyó a expandir esa forma musical por el mundo durante la década de los veinte y, durante los años treinta, estuvo considerada como una de sus intérpretes más importantes.

En 1929, obtuvo su éxito más rotundo con el tango Botarate. Tanto es así que Edmo Cominetti, director de cine argentino, la incluyó en su cortometraje Mosaico criollo. De esta manera, nuestra cancionista se convirtió en la protagonista del primer tango cantado en el cine.

Su fama se consolidó en el séptimo arte al grabar otras películas como Fúlmine (1949), El ladrón canta boleros (1950) o Misión en Buenos Aires (1954).

También debutó en la radio, un medio pionero en Argentina que se establecía como el tercer país del mundo en realizar transmisiones regulares. Como figura radiofónica, recorrió destacadas emisoras como Radio Argentina, Radio Splendid, Radio Prieto o Radio Mundo.

Gracias a sus numerosas grabaciones, registradas en el sello Odeón, podemos disfrutar hoy día de su cálida voz.

Además, se lanzó a escribir sus propias letras y compuso un tango titulado Burrero.

Te empilchás bien los domingos,

te morfás tu raviolada

y con pinta abacanada,

rumbeás pa la popular.

Sos un sabio en las carreras,

ninguno puede igualarte

no podéis equivocarte,

las doce vas a acertar.

En 1963 se retiró de la vida artística y su fama decayó bastante debido, por una parte, al retroceso de la popularidad del tango en pos de la música anglosajona: por otra, por su amistad con Eva Duarte de Perón y su adhesión al peronismo. Con la caída de este, fue víctima de una criba de artistas con ideas políticas contrarias.

Murió en 1987, con 84 años. Sus restos reposan en el panteón de artistas del cementerio porteño de la Chacarita.

En los últimos años ha reaparecido su memoria de la mano de Gaby Beneroso y Enrique de la Vega, quienes han realizado un trabajo acerca de su vida. Se trata de un documental titulado Anita Palmero. Una suerte de Tango.

Publicidad

Lo más leído...