domingo, 4 diciembre 2022
InicioOpiniónApolo y Artemisa van a la Luna

Apolo y Artemisa van a la Luna

Las personas que tienen ahora menos de 53 años no vivieron la hazaña de la llegada del hombre a la Luna, por primera vez. Fue en julio de 1969. Pero los que contamos ya con más de 60 años, sí que lo podemos recordar, aunque algunos tuvieran sólo 7 añitos en aquellas fechas.

El proyecto Apolo, se desarrolló entre las décadas 60 y 70 del siglo pasado, y la gesta la consiguió el Apolo XI, con los tripulantes Armstrong, Aldrin y Collins, siendo los dos primeros los designados para pisar la Luna, mientras que el tercero tuvo que quedarse en el módulo de Mando girando en torno a nuestro satélite.

Le siguieron los Apolos XII, XIII, XIV, XV, XVI y XVII, cada uno de los cuales llevó a dos hombres hasta la superficie lunar con éxito; si exceptuamos el Apolo XIII, que no pudo terminar su misión, debido a la explosión de un tanque de oxígeno, por lo que sólo circunvaló la Luna y regresó a la Tierra.

En 1972 tras el Apolo XVII, terminó el Proyecto Apolo y, con él los viajes tripulados a nuestro satélite. Pero ahora se inicia una nueva etapa con la vista puesta, de nuevo, en la Luna, pero también en Marte, y más allá, a través del proyecto denominado Artemisa.     
Y en efecto, después de varios intentos fallidos, por diversas circunstancias, el cohete SLS (el más potente del mundo hasta la fecha), despegó partió hacia la Luna el pasado día 16 de noviembre, desde el Centro Espacial Kennedy (Florida) y, desde aquí, le deseamos un gran éxito a esta primera fase (Artemis I).

REPASO A LA MISIÓN ARTEMIS I

Según la Mitología Griega, Apolo era el dios de las artes, el arco y la flecha, y Artemisa era la diosa de la caza. Ambos eran hermanos mellizos (gemelos dicen algunas crónicas, pero eso no era posible ser al ser de diferentes sexos), hijos de Zeus y Leto y, por lo que parece, los dos compartían, en mayor o menor grado, la afición de la caza.

Sabido es que gusta de utilizar nombres de dioses mitológicos en Astronomía y Astronáutica y, no podía menos que aplicarse los nombres de estos dos dioses mellizos a otras dos misiones espaciales, también hermanas, aunque separadas en el tiempo, como son Apolo y Artemis.

Pero, al margen de estos datos curiosos, y centrándonos ahora en lo puramente científico y real, después de varios intentos fallidos, por diferentes circunstancias, la misión Artemis I despegó del Centro Espacial Kennedy (en el sur de Florida, EE. UU.) el pasado miércoles 16 de noviembre de 2022, a las 06:47:44 UTC, mediante un gigantesco cohete de casi 100 metros de altura (el más potente del mundo hasta la fecha), denominado SLS (Space Launch System), que portaba las diferentes etapas capaces de poner en órbita terrestre (primero), encaminarse a la Luna después, circunvalarla un número no definido de veces y regresar a la tierra la nave útil, propiamente dicha: Orión.

Se trata de una misión no tripulada  que servirá de prueba del mega cohete SLS y de la cápsula Orión, y como «preparación del camino», y del centro de Control de Cabo Cañaberal, antes de llevar (de nuevo) seres humanos a la Luna.  

El complejo aeronáutico, después de dar una vuelta a la Tierra, emprendió viaje a la Luna, aunque no aterrizará en ella, sino que permanecerá en órbita alrededor de nuestro satélite un tiempo no prefijado de antemano (entre los días 6 a 23 desde su lanzamiento). Y la misión, en total, podría alargarse hasta 42 días (o una media de 25).

La trayectoria Tierra-Luna-Tierra será en forma de 8 tumbado o símbolo de infinito (), por lo que sus giros en torno a la Luna serán en sentido retrógrado.

Se calcula que en todo ese tiempo, la capsula Orión podría llegar a recorrer unos 2 millones de kilómetros, y alcanzar una distancia record para una misión adaptada a ser tripulada: unos 450.600 kilómetros de la Tierra (alrededor de 64.000 kilómetros más allá de la Luna).

Publicidad

Lo más leído...