viernes, 3 febrero 2023
InicioOpiniónLa Luna se "come" a Marte en la madrugada del 7 al...

La Luna se «come» a Marte en la madrugada del 7 al 8 de diciembre

En una de esas raras combinaciones de los movimientos de los astros, nuestro satélite ocultará al planeta Marte. Durante casi una hora, parecerá como que la Luna se hubiese «tragado» a Marte, para regurgitarlo después, como si nada hubiese pasado, a la vista de una gran parte de los habitantes de la Tierra situados en una considerable extensión de su superficie que incluye parte del Continente Norteamericano, Groenlandia, y casi toda Europa.

OPINIÓN Y CIENCIA

No es la Astronomía un tema que dé «cancha» para opinar de ella. Como todas las ciencias, la Astronomía no es opinable, ni admite discusión, cuando de leyes se trata, porque éstas son inapelables. No ocurre como en la Política, la Cultura y las Artes, entre otras disciplinas, en las que, a pesar de ir en mayúsculas, son muy personales, subjetivas y discutibles (y por tanto opinables).
Sin embargo, cuando los fenómenos de la Naturaleza no han obtenido aún el rango de ley, y navegan todavía en el nivel de las teorías, sí que son observables, objetos de investigación y, por qué no, pueden ser motivo de opinión (aunque, eso sí, sin apasionamiento ideológico, económico o de ningún otro tipo, sino con la razón más pura y limpia, cumpliendo leyes físicas y químicas que, cuando lo son, son irrefutables).
Tal es el caso de las ocultaciones de unos astros por otros, en donde la Geometría es la que «decide» si este fenómeno va a tener lugar o no, y en qué momento y lugar ocurrirá, dependiendo de la dinámica celeste. Pues sólo hace falta (y nada menos) que observador, objeto ocultador (más cercano y mayor, desde el punto de vista del observador), y cuerpo ocultado, se encuentren los tres en línea recta.
En Astronomía se produce una ocultación, cuando un astro de tamaño relativo mayor pasa por delante de otro menor, vistos ambos desde la Tierra (único lugar desde donde podemos observa la inmensa mayoría de los seres humanos). Es decir, los tres astros están alineados rectilíneamente.
La Luna es el astro de mayor tamaño relativo visto desde la Tierra (prácticamente igual que el del Sol). Por tanto, nuestro satélite puede ocultar, en teoría, a cualquier otro astro, a lo largo y ancho de la franja virtual que «barre» en el firmamento alrededor de la Tierra: estrellas, planetas, asteroides, e incluso al propio Sol (a este último, unas veces total y otras parcialmente, debido a la mayor o menor exactitud de su alineamiento y, también, a la relativa similitud de sus tamaños aparentes, debido a que no siempre están ambos a la misma distancia de la tierra.
Esta ocultación del sol por la Luna, da lugar a los famosos eclipses de Sol: parciales, anulares o totales (espectaculares los dos últimos tipos), como los que serán observables desde España en los consecutivos años 1026, 2027 y 2028, de los que hablaremos todo lo que podamos, de aquí a entonces.
Pero, ahora toca justificar el título de este artículo. Y es que, en la madrugada del 7 al 8 del presente mes de diciembre la Luna ocultará al planeta Marte (suceso poco frecuente) y el fenómeno podrá ser observado desde España, si el tiempo meteorológico no lo impide.
Ocurrirá en la madrugada del 7 al 8, como hemos dicho, y entre las 06:30 y las 07:05 horas.
¡Suerte, y a contemplarlo!

GUIA PARA SU OBSERVACIÓN

El acontecimiento será visible de madrugada en toda España (excepto en Canarias), peor cuanto más al sur, y muy próximo al amanecer. Pero merece la pena tratar de observarlo, si ello es posible y nos lo permiten las nubes o la niebla.

En efecto, al filo de las 06:30 de la madrugada del 8 de diciembre (día de la Inmaculada Concepción), la Luna ocultará a Marte en nuestras latitudes, comenzando por el lado izquierdo de nuestro satélite (borde inferior) para reaparecer, aproximadamente media hora después en el limbo derecho del mismo. (Hay que tener en cuenta que si la ocultación fuese central, duraría más de 2 horas).

No obstante, tenemos que decir que los momentos de máximo interés y expectación son, justo cuando se oculta y, luego, cuando reaparece por el lado contrario de la Luna. También es muy interesante su observación en aquellos lugares donde el aparente «paso» de Marte es rasante por el borde de la Luna, porque éste desaparece y aparece varias veces debido a las ondulaciones de los montes de nuestro satélite. Esto ocurrirá, por poner un ejemplo próximo a nosotros, en la ciudad de Mequinez (norte de Marruecos).

Para terminar, decir que en los demás lugares de nuestro Planeta, el fenómeno se verá como una conjunción Luna-Marte, muy ajustada. y en algunos de ellos, sobre todo del Hemisferio Sur, tales como Argentina o Chile, parecerá como que Marte girase en torno a la Luna, debido a la conjugación del movimiento natural de ésta hacia el este, con el movimiento de rotación de la Tierra.

¡Que el que quiera y pueda lo disfrute!

Publicidad

Lo más leído...