martes, 4 octubre 2022
InicioDeportesLa vida deportiva

La vida deportiva

Nikolay Karamazov era un prestigioso y veterano entrenador de atletismo. Se aproximaba a la ochentena. Las marcas deportivas de sus atletas, a lo largo de su carrera, le habían impregnado de un aire de éxito que siempre supo llevar.

Era una voz respetada, admirada, una carrera deportiva modélica y un referente para los que venían por detrás. Sin embargo, contrariamente a lo que ocurría con sus contemporáneos, Nikolay no parecía retenerse con su pasado. Sus métodos de
entrenamiento cambiaban, se modificaban, se actualizaban. Proclive autor de libros sobre métodos de entrenamientos, cuestionaba con frecuencia sus propias teorías expuestas con anterioridad. Había algo natural en él para desprenderse de lo ocurrido. Tenía un envidiable aspecto físico a pesar de su edad. Caminaba ligero, mantenía su espalda erguida y su mirada siempre ocupada en un presente
que le absorbía. Desapegado de sus grandes éxitos no era esclavo de buscar repetirlos. Desapegado también de sus derrotas, sin arrastrarlas. Nikolay no perdió la mirada de principiante con la que empezó a leer a los grandes. Mantenía esa visión saciada del que está conforme en el transcurso. En sus libros siempre hacía alusión a “saber correr”. A no exagerar con visiones parciales en medio de la competición. A no atribuirse excesivamente las victorias ni las derrotas.
“…La victoria y la derrota son impermanentes. Es inútil intentar vivir en la victoria como imposible es que la derrota te atrape para siempre. Desasirse de ellas y centrarse en la carrera. Es todo lo que podemos hacer”.
Nikolay Karamazov.

Publicidad

Lo más leído...