martes, 4 octubre 2022
InicioActualidadOrozco logra una sufrida puerta grande en el día de su alternativa

Orozco logra una sufrida puerta grande en el día de su alternativa

Vergüenza torera eso es lo que demostró el rondeño Javier Orozco, el día de su alternativa en la plaza de toros de Antequera, pues consciente de su responsabilidad y de la cantidad de paisanos que habían ido a verle, lidio el último toro del encierro, después de ser operado en la enfermaría de la plaza de una cornada de 17 centímetros y haberle dado 20 puntos de sutura en el tercio medio del muslo, gracias Javier.

En la plaza de toros de Antequera, se celebró la corrida goyesca que esa ciudad, dentro de su Feria y Fiestas se celebra cada año. Este año con el valor añadido que tomara la alternativa Javier Orozco, con bastantes paisanos en los tendidos. Se lidió un encierro de Manuel Blázquez, muy justo de presentación, mansos, y muy reservones y casi todos buscando las tablas y salían con un poco de gas de los chiqueros pero que cuando salían de los caballos, se paraba demostrando su mansedumbre.

Javier recibió a Aguador marcado con el número 12 en los costillares, el toro de su alternativa, que iba vestido de un traje Goyesco Blanco con pasamanerías negras, recibió a su enemigo con un farol de rodilla para proseguir en el ​centro del anillo con pausadas verónicas rematando con la media en el mismo platillo, recibió el morito un picotazo del picador pues a su mansedumbre se le unía su falta de fuerza. En al tercio recibió el toricántano los trastos de manos de Finito que actuó de padrino de la ceremonia y teniendo al onubense Davíd de Miranda como testigo. Una vez investido con la borla de Doctor en Tauromaquia, comenzó con pases con la rodilla genuflexa, desde el tercio al centro del ruedo, donde empezó su labor con la mano derecha que era el pitón menos malo de su oponente dándole tres tandas llenas de hondura y temple, se rajo su enemigo y fue a refugiarse en tablas, y allí fue a buscarlo nuevamente Javier que lo volvió a llevar al centro del ruedo allí se cambió la muleta a la izquierda y fue cuando sobrevino el percance, al torearlo por naturales. Este astado se lo había brindado a Pepe Román y al Sr. Amador. Una vez operado en la enfermería de la plaza, salió para lidiar el último de la tarde al que recibió con unas series de verónicas rematadas con media en el centro del anillo. Brindó a los facultativos y al público la muerte de este toro, comenzó la faena con la mano diestra tapando mucho a su enemigo para que solo viera muleta a pesar delo dolorido que se encontraba siempre quiso ligar las tandas. Finalizó con una series de manoletinas muy ajustado y un pase de pecho, mató de pinchazo y estocada y recibió las dos orejas en premio a su valor y coraje para remontar la tarde.

Finito: no tubo enemigos y solamente, pudimos verles en detalles muy toreros. Cortó una oreja. David de Miranda: le cortó las orejas a sus enemigos a base de exponer y quedarse quieto. Al final de la corrida Miranda y Javier salieron a hombro por la Puerta Grande.

centro del anillo con pausadas verónicas rematando con la media en el mismo platillo, recibió el morito un picotazo del picador pues a su mansedumbre se le unía su falta de fuerza. En al tercio recibió el toricántano los trastos de manos de Finito que actuó de padrino de la ceremonia y teniendo al onubense Davíd de Miranda como testigo. Una vez investido con la borla de Doctor en Tauromaquia, comenzó con pases con la rodilla genuflexa, desde el tercio al centro del ruedo, donde empezó su labor con la mano derecha que era el pitón menos malo de su oponente dándole tres tandas llenas de hondura y temple, se rajo su enemigo y fue a refugiarse en tablas, y allí fue a buscarlo nuevamente Javier que lo volvió a llevar al centro del ruedo allí se cambió la muleta a la izquierda y fue cuando sobrevino el percance, al torearlo por naturales. Este astado se lo había brindado a Pepe Román y al Sr. Amador. Una vez operado en la enfermería de la plaza, salio para lidiar el ultimo de la tarde al que recibió con unas series de verónicas rematadas con media en el centro del anillo. Brindo a los facultativos y al público la muerte de este toro, comenzó la faena con la mano diestra tapando mucho a su enemigo para que solo viera muleta a pesar delo dolorido que se encontraba siempre quiso ligar las tandas. Finalizo con una series de manoletinas muy ajustado y un pase de pecho, mató de pinchazo y

centro del anillo con pausadas verónicas rematando con la media en el mismo platillo, recibió el morito un picotazo del picador pues a su mansedumbre se le unía su falta de fuerza. En al tercio recibió el toricántano los trastos de manos de Finito que actuó de padrino de la ceremonia y teniendo al onubense Davíd de Miranda como testigo. Una vez investido con la borla de Doctor en Tauromaquia, comenzó con pases con la rodilla genuflexa, desde el tercio al centro del ruedo, donde empezó su labor con la mano derecha que era el pitón menos malo de su oponente dándole tres tandas llenas de hondura y temple, se rajo su enemigo y fue a refugiarse en tablas, y allí fue a buscarlo nuevamente Javier que lo volvió a llevar al centro del ruedo allí se cambió la muleta a la izquierda y fue cuando sobrevino el percance, al torearlo por naturales. Este astado se lo había brindado a Pepe Román y al Sr. Amador. Una vez operado en la enfermería de la plaza, salio para lidiar el ultimo de la tarde al que recibió con unas series de verónicas rematadas con media en el centro del anillo. Brindo a los facultativos y al público la muerte de este toro, comenzó la faena con la mano diestra tapando mucho a su enemigo para que solo viera muleta a pesar delo dolorido que se encontraba siempre quiso ligar las tandas. Finalizo con una series de manoletinas muy ajustado y un pase de pecho, mató de pinchazo y ​estocada y recibió las dos orejas en premio a su valor y coraje para remontar la tarde.. Finito: no tubo enemigos y solamente, pudimos verles en detalles muy toreros. Corto una oreja. David de Miranda: le cortó las orejas a sus enemigos a base de exponer y quedarse quieto. Al final de la corrida Miranda y Javier salieron a hombro por la Puerta Grande.

Publicidad

Lo más leído...