viernes, 1 julio 2022
InicioOpiniónEl origen “rondeño” de la esfera armilar del Planetario de Castellón

El origen “rondeño” de la esfera armilar del Planetario de Castellón

El Planetario de Castellón destaca por su cúpula de 25 m. de altura, inaugurado en 1991 es el primer edificio de estas características que se construye en la Comunidad Valenciana, y es uno de los ejes principales en cuanto a cultura de divulgación científica se refiere. Está ubicado en el distrito marítimo de la ciudad de Castellón, en el Grao de Castellón entre la zona del Pinar y el paseo marítimo.

En la explanada del Planetario se encuentra una espectacular esfera armilar construida enteramente en acero inoxidable, con un diámetro de 4 metros. Fue inaugurada en 1994 y su  autor es Manuel Guía Arnal. La esfera armilar, modelo reducido del cosmos desde la perspectiva terrestre, es un instrumento astronómico utilizado en la Antigüedad y en la Edad Media para la determinación de la posición de los cuerpos celestes.Posteriormente, su uso se circunscribió a la enseñanza de la astronomía y la navegación.

En el siglo IX, el rondeño-andalusí Abbás Ibn Firnás fue el primero en construir una esfera armilar  en Al-Ándalus hecho que destacaron recientemente Mayte y Antonio R. Acedo del Olmo, autor de la obra “Abbás Ibn Firnás. El sabio de Al-Ándalus” de la editorial La Serranía, en la presentación de la tercera edición del libro y enuna charla titulada  “El sabio Abbás Ibn Firnás. Un renacentista del siglo IX, precursor de la aviación y los planetarios” en  las XXVIII Jornadas de Astronomía en Castellón. El ciclo de conferencias fue organizado por la Concejalía de Cultura del Ayuntamiento de Castellón y el Planetario de dicha ciudad.

Los asistentes a dicha charla se  mostraron  muy participativos e interesados en la figura del sabio rondeño-andalusí y quedaron gratamente sorprendidos por el origen “rondeño” de la esfera armilar.

El rondeño-andalusí Abbás Ibn Firnás es uno de los personajes más importantes y fascinantes del siglo IX. Hombre con una inteligencia excepcional, enorme capacidad de trabajo y dotado de un espíritu que recuerda al de los genios del Renacimiento italiano. Ibn Firnás cultivó casi todas las disciplinas del saber, tanto en el área de la investigación científica y técnica como en el de la creación literaria y musical. Construyó el primer planetario de la historia, elaboró diseños aeronáuticos seiscientos años antes que Leonardo da Vinci y realizó el primer intento de vuelo basado en sus investigaciones. La comunidad científica e histórica internacional reconoce que ha pasado a la historia de la aviación como el primer ser humano en realizar un vuelo, aunque su artilugio no fuera impulsado por un motor.

Publicidad

Lo más leído...