El pasado viernes 14 de octubre, alrededor de 20:46 horas, pudo observarse un bólido extremadamente brillante (superbólido) desde Andalucía, Castilla-La Mancha, Madrid y Comunidad Valenciana. El origen de este evento ha sido causado por un fragmento desprendido de un asteroide  que ha entrado en la atmósfera a una velocidad de unos 53.000 km/h,  alcanzando una luminosidad superior a la de la luna llena. El superbólido se inició a una altitud 93 km  sobre el Golfo de Cádiz, justo enfrente de la ciudad de Cádiz, produjo sucesivas explosiones en la atmósfera y finalizó a 18 kilómetros de altura sobre la vertical de la Base Naval de Rota.

La trayectoria completa del objeto hasta su explosión final fue registrada por la estación de detección de meteoros formada por cinco cámaras CCD de alta sensibilidad del Observatorio de Calar Alto, en Almería. La estación  forman parte del proyecto SMART (Spectroscopy of Meteoroids in the Atmosphere with Robotic Technologies) que investiga  la materia interplanetaria que impacta contra la Tierra y se desarrolla bajo la dirección científica del Profesor José María Madiedo (Universidad de Huelva) con la colaboración del Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA-CSIC).SMART está compuesto de ocho estaciones de detección  en Andalucía y Castilla La Mancha y trabajan conjuntamente con el resto de estaciones de laRed de Investigación de Bólidos y Meteoritos (SPMN) que tienen  instaladas en otros puntos del país.

Según los científicos este superbólido ha podido provocar la caída de meteoritos, de gran interés científico, en las zonas de Sanlúcar de Barrameda, Rota, Cádiz  y Jerez. La Red de Investigación de Bólidos y Meteoritos (SPMN) han realizado un llamamiento ciudadano en las redes sociales de esta organización para la recuperación de los posibles restos del superbólido. En Ronda también fue observado el evento celeste por algunos privilegiados y asombrados testigos. Por ejemplo, el siguiente testimonio desde el Arenal: “Saliendo del Arenal en dirección Ronda, pude observar por la ventanilla izquierda de mi coche, encima de La Planilla,  un destello en el cielo que duró unos 3 o 4 segundos. Era  algo muy parecido a una estrella fugaz pero mucho más grande y dejando una estela. Todo pasó en un instante,  tanto que advertí a mi mujer del suceso pero no tuvo tiempo de verlo”.