martes, 16 julio 2024
InicioActualidadÓptica Baca revoluciona el tratamiento de la miopía con innovadoras técnicas de...

Óptica Baca revoluciona el tratamiento de la miopía con innovadoras técnicas de control visual

La miopía es un problema de visión cada vez más común, especialmente entre los niños. Durante el verano, esta situación puede empeorar debido al aumento en el uso de pantallas y dispositivos electrónicos, que son perjudiciales para una salud visual óptima. Tanto los niños como los adultos pueden experimentar un avance en la progresión de la miopía en esta temporada, lo que resalta la importancia de tomar medidas preventivas y realizar chequeos regulares. Para profundizar en este tema, hablamos con María Ángeles Gómez Ramírez, óptico optometrista de Óptica Baca.

María Ángeles Gómez explica que la miopía es un defecto refractivo común en el cual los objetos cercanos se ven nítidos, pero los lejanos se ven borrosos. Esto ocurre porque el ojo enfoca la imagen delante de la retina en lugar de hacerlo directamente sobre ella. Es crucial controlar la miopía porque, si no se trata, puede progresar y aumentar el riesgo de padecer patologías oculares en el futuro, como desprendimiento de retina, glaucoma y degeneración macular miópica. La prevalencia de la miopía a nivel mundial era del 30% en 2020, y se espera que para 2050 más del 50% de la población sea miope.

En cuanto a las técnicas disponibles para controlar la miopía, Gómez menciona tres principales: cristales de control de miopía para gafas, lentes de contacto y atropina. En Óptica Baca utilizan tanto los cristales en gafas como las lentes de contacto, logrando ralentizar el crecimiento de la miopía en aproximadamente un 60%. La atropina debe ser pautada por un oftalmólogo, y en ocasiones se combina con los tratamientos optométricos para una mayor eficacia.

Los cristales específicos para el control de la miopía y las lentillas están diseñados para ralentizar el crecimiento de la miopía. Las lentes de ortoqueratología (orto-k) se usan durante la noche para moldear la córnea y corregir la graduación, permitiendo que los niños no necesiten gafas ni lentillas durante el día. Las lentes de desenfoque periférico, que pueden ser diarias, mensuales o trimestrales, también son efectivas y cada vez más utilizadas por los niños, quienes se adaptan rápidamente y muestran satisfacción con los resultados.

Para contribuir a la ralentización de la miopía o incluso evitar su aparición, se recomienda pasar más tiempo al aire libre, realizar pausas visuales cada 20 minutos cuando se está realizando una tarea cercana y evitar que los niños se acerquen demasiado a los dispositivos móviles. Las revisiones periódicas son fundamentales para detectar otras alteraciones visuales y para monitorear la evolución de la miopía con los tratamientos.

Respecto a los adultos, especialmente aquellos mayores de 40 años que empiezan a tener dificultades para ver de cerca, Gómez destaca la importancia de realizar un examen visual completo. En muchos casos, se recomienda el uso de lentes progresivas, que han avanzado considerablemente y ahora ofrecen una adaptación más sencilla y eficaz. En Óptica Baca, utilizan tecnología avanzada para personalizar las lentes progresivas según las necesidades específicas de cada paciente, garantizando una adaptación exitosa.

María Ángeles Gómez concluye subrayando la importancia de tratar la miopía a tiempo para reducir los riesgos de patologías oculares en el futuro y mejorar la calidad de vida tanto de niños como de adultos. La prevención y el tratamiento adecuado son claves para una visión saludable.

Publicidad

Lo más leído...