lunes, 8 agosto 2022
InicioDeportesLos juegos de antes

Los juegos de antes

El benjamín, que cada jornada en sus partidos, se perdía en el inmenso océano del anonimato de un inabarcable terreno de juego. Intervenía poco o nada. Entraba en contacto con el balón en rara ocasión. Perdido y con sueños por realizar llegaba a casa y sacaba “las chapas”.

Todo era suyo, jugadores, contrarios, campos, porterías. Todo en sus manos.
En el juego de las chapas había algo de perspectiva.
En el corro de la patata, sin embargo, era más “el ser aceptado”, “el formar parte”, “el todos de la mano”, “el todos iguales”.
El elástico, el ensimismamiento, la mirada hipnotizada en unos movimientos indescifrables que unos zapatos, casi siempre de niñas, liaban y después desliaban milagrosamente.
La rayuela, el pilla-pilla, la carrera de sacos de los mayores como antídoto al tedio.
El tirachinas, el cazador que llevamos dentro y esa cara y esos espacios entre los dientes que delatan las intenciones. No está dispuesto a aceptar cualquier norma.

Publicidad

Lo más leído...