viernes, 1 julio 2022
InicioActualidadTeatro: Annie frente a Putin

Teatro: Annie frente a Putin

Coincidimos en que nuestro sistema educativo es manifiestamente mejorable. Sólo los muy tontos o los muy sectarios lo niegan. En eso no difiere mucho de los sistemas de nuestro entorno. Sin embargo, en no pocas ocasiones nos cebamos con la legislación educativa arrimando críticas y diatribas más ácidas de lo que sería razonable. Pues si bien es cierto que nuestro entramado educativo es perfeccionable, no lo es menos que a pesar de las dificultades que se viven en su seno, no son pocas las “cosas” positivas que se pueden obtener a poca ilusión y ganas que se ponga.

Una prueba de lo que se dice es el rotundo éxito cosechado por el Grupo de Teatro del Martín Rivero que dirige la profesora Patricia Díaz. Todo un lujo en medio de una sociedad que tan a menudo se nos muestra como un erial de ideas e iniciativas: huérfano de componentes sociales claros en los que nuestros jóvenes se puedan mirar. Una representación teatral que aunaba aspectos claramente educativos con valores universales que nos hacen ser y sentirnos, en una palabra: crecer como auténticos seres humanos.

Algunos rejuvenecimos muchos, pero que muchos años, al ver en el escenario a una chiquillería que dramatizaba el musical de Annie como el mejor modo de enfrentarse a la barbarie de Putin y su guerra en Ucrania. Ética y estética: divertimento y frescura moral se dieron la mano en escena, al tiempo que el público vibraba con el buen hacer de unos actores y unas actrices que se están formando en una sensibilidad siempre necesaria para ejercer de buenas personas. Y todo gracias al teatro escolar.

Algunos de estos aprendices de actor y actriz orientarán sus pasos hacia el Arte Dramático, otros se quedarán al margen a medida que pase el tiempo, pero todos recordarán ya para siempre que una vez se subieron al escenario del Espinel para encarar los misiles de un tirano disfrazado de Z y en defensa de la infancia ucraniana. Educación en valores: curiosa expresión, que aquí adquiere sentido pleno.

En fin, que el taller de Teatro del IES Martín Rivero representó el pasado día 20 de abril el musical Annie a beneficio de SavetheChildren UCRANIA y Médicos sin Fronteras UCRANIA. Un verdadero lujo que emocionó al público con coreografías muy trabajadas y el buen hacer de un grupo de chicos unidos por el más genuino de los altruismos y el amor al arte, gracias a la sutil dirección de Patricia Díaz.

La función, que pretendía transmitir un mensaje de PAZ y ESPERANZA a la sociedad rondeña -y bien que lo consiguió-, ha recaudado 1300 euros, que serán destinados íntegramente a la ayuda en emergencias de las dos ONGs citadas. Los alumnos y la directora del grupo teatral han querido mostrar su agradecimiento a través de RONDA DIRECTO a todos los asistentes a la función (más de 400 personas) por su colaboración, así como a todos los que, de un modo u otro, han participado para que fuera posible.

La representación, centrada en un orfanato de Sevilla, estaba dedicada a todos los niños ucranianos que se han quedado sin hogar, para que no pierdan la esperanza en un “Mañana” mejor, gracias a la generosidad de todos.  El tema de la obra ya es motivador por sí mismo, pero el grupo de Teatro del Martín Rivero supo arrancar matices sociales y afectivos que delataban más si cabe la sinrazón de un monstruo llamado Putin en cada nota, en cada canción, en cada paso de baile… Buenos actores y actrices, mejores personas. Un lujo.

Así sí. Así es como se forjan los ciudadanos que harán posible un mundo mejor. Todo el Teatro en una obra de teatro: Annie frente a Putin. Arte y buen hacer de quienes renunciaron a tantas horas de ocio –y de estar con la familia- por y para decirnos que la paz es posible.

Publicidad

Lo más leído...