miércoles, 29 junio 2022
InicioTres fotosEl escorpión

El escorpión

Leo a Murakami, – De qué hablo cuando hablo de correr – y pienso en todas aquellas aficiones que abandonamos un día y nos arrepentimos para siempre. Tal vez por modas, tal vez por agradar a otros, tal vez por el fracaso de un día en el que tocó establecer prioridades. Por las razones que sean cambiamos el corazón por la razón, la pasión por la gestión. Un día dejamos de subir a la montaña por el dolor de las rodillas.

“Lo único que puedo afirmar con bastante seguridad es que voy a seguir corriendo maratones con todo mi empeño, sin desfallecer, hasta que consiga volver a sentir que he corrido satisfactoriamente. Supongo que, mientras mi cuerpo lo permita, aunque esté viejo y achacoso, y aunque la gente de mi entorno me sugiera cosas como – Señor Murakami, ¿no cree que sería hora de ir dejándolo? Ya tiene usted una edad, ¿eh?”, – seguiré corriendo. Aunque mis tiempos empeoren más y más, estoy seguro de que pondré en ello el mismo empeño y esfuerzo que hasta ahora (e incluso, en ocasiones, más que hasta ahora). Eso es. Me digan lo que me digan, está en mi naturaleza. Como en la del escorpión picar o en la de las cigarras agarrarse a los árboles. Como en la del salmón retornar al río en el que nació o en la de las parejas de patos buscarse mutuamente […]. Un día, sencillamente, empecé a escribir novelas porque me gustaba. Y otro día, sencillamente, empecé a correr porque me gustaba. Hasta ahora he vivido haciendo sencillamente lo que me gusta y como me gusta. Y nunca, aunque la gente me intentase refrenar o aunque recibiera críticas malintencionadas, nunca he variado mi forma de actuar. Alguien así, ¿qué más puede pedir?”

Cierro el libro y saboreo el párrafo. Pienso en el escorpión del que habla Murakami y su condena a picar. En el salmón que río arriba daría su vida en la pelea contra la corriente. En la naturalidad con la que dice que un día empezó a correr y supo que le gustaba. Supo que le gustaba correr y ya no dejó de hacerlo. Me pregunto si es que sencillamente nos hemos alejado de lo sencillo.

Publicidad

Lo más leído...