sábado, 24 febrero 2024
InicioOpiniónGarcía Lorca: Un músico en Ronda

García Lorca: Un músico en Ronda

El espíritu de renovación pedagógica promovido por la Institución Libre de Enseñanza fue seguido por profesores como Martín Domínguez Berrueta, quien organizó viajes de estudio a las ciudades más destacadas de nuestra geografía. La metodología no era otra que llevar al campo práctico las lecciones teóricas.

Todo esto trajo consigo el resurgimiento y la valoración por la cultura y por los vestigios históricos.

La ciudad de Ronda figuró entre las escogidas para estos recorridos. Concretamente, para la organizada entre el 8 y 18 de junio de 1919. En el periplo se incluirían además destinos como Baeza, Úbeda y Córdoba.

Con el profesor de Derecho y Letras Berrueta, acompañó al grupo otro profesor: el sacerdote Alberto Gómez Izquierdo, catedrático de Lógica Fundamental. Entre los alumnos podemos mencionar a Federico García Lorca, Luis Mariscal Parado, Ricardo Gómez Ortega, Francisco López Rodríguez, Álvaro Castilla Abril, Gustavo Gómez Moya o Antonio Noguerol Martínez.

En nuestra ciudad se hospedaron en el centro escolar de los Padres Agustinos, el que más tarde sería el colegio Salesiano El Castillo. Visitaron las iglesias de Santa María la Mayor, Santa Cecilia y la del Espíritu Santo, además del convento de las monjas franciscanas, el convento de franciscanos destruido en la Guerra de la Independencia, la ermita de Nuestra Señora de Gracia y la Paz.

A última hora de la tarde, fueron al entorno de la Virgen de la Cabeza, donde admiraron las antiguas catacumbas. Al día siguiente, recorrieron los palacios del marqués de Salvatierra y la casa de Mondragón.

Por la noche, como ya era habitual, organizaban fiestas literario-musicales, donde cada uno de ellos aportaba música o poesías, inspiradas en los lugares que habían visitado. En Ronda, García Lorca, que por aquellos años sentía una inclinación más fuerte por la música que por la poesía, ofreció al piano varias obras en honor a sus anfitriones, según relató el cronista oficial de la ciudad, Emilio Pérez Sánchez.

Durante su juventud, Lorca destacó en el arte de las musas. Era él el músico del grupo, el pianista que interpretaba o creaba un fondo musical para cada reunión.

Se conocen innumerables actuaciones de Lorca, no solo en estas excursiones, sino a lo largo de toda su vida. Por ejemplo, durante el periodo de la Residencia de Estudiantes o como integrante de la compañía La Barraca.

Con esto, vemos que el poeta mantuvo una relación intensa con el arte musical durante toda su vida. De él hizo gala en Ronda durante su visita, cuando era más reconocido y aclamado por músico, que por poeta.

Publicidad

Lo más leído...