lunes, 27 junio 2022
InicioOpiniónMascarillas, sí o no

Mascarillas, sí o no

El uso de la mascarilla vino para acarrearnos molestias en cuanto a interrumpir nuestra ancestral necesidad de respirar el aire que nos rodea, algo tan gratificante como necesario para nuestra supervivencia en este mundo. Echamos mano a ellas siguiendo las recomendaciones de quienes, en principio, se podía pensar que velaban por nuestra integridad física y psíquica, por lo que abrasamos la imposición de su utilización como algo necesario para defendernos de los siniestros zarpazos del traidor virus que nos acecha y acosa.

Pero he aquí, que muy recientemente, desde la jefatura de Sanidad, se nos anuncia su eliminación, al menos al aire libre, sin que tamaña decisión, que se sepa,  sea avalada por informe científico alguno. Nuestro gozo en un pozo: de salir a la calle con el rostro enmascarado a volver hacerlo sin que nada perturbe nuestra respiración al hacerlo al aire libre, que no en interiores.  

Mascarillas no, o mascarillas sí, en un intervalo corto de tiempo, no ha podido por menos que soliviantar el ánimo de algunos regidores autonómicos que no han dudado en afirmar que ninguna medida docta haya venido a avalar esta determinación que viene a suprimirla al aire libre. Dan asó por hecho que los zarpazos traidores del malhadado virus como que pierden virulencia en su deambular trágico fuera del interior de los edificios. Algo que los responsables autonómicos nos han tenido por menos que poner en tela de juicio. Esgrimen, con más razón que un santo, que desde las altas instancias del poder, y en concreto del Ministerio de Sanidad, estaban en vía de realización un informe encaminando a solventar la viabilidad o no de las mascarillas, o sea que, si fruto de la investigación no resulta viable una idea, redundaría en la imposibilidad de llevarla a cabo.    Por ello, resulta, al menos desconcertante, que se anuncie su eliminación en un tiempo y forma que por su brevedad no deja de sorprender a tirios y troyanos.

Tanto las Comunidades en las que rigen el PSOE como el PP no han tenido por menos que criticar la decisión de la ministra Darias que en un corto espacio de tiempo pasara a defender a ultranza su uso solo en espacios abiertos, a decidir su eliminación por completo. Por lo que se han levantado voces tanto de uno u otro `partido que esgrimen la inexistencia de cualquier parecer científico que venga  a ratificar esta decisión, lo que no deja de sorprender al resto de ciudadanos que no militan en ninguno de las dos formaciones políticas mencionadas.

Sin embargo, contemplando la situación actual, en la que contempla la mejoría de los datos de la incidencia del malhadado virus, resulta comprensible la decisión de la ministra si se observa, como viene ocurriendo ahora una mejoría en los datos de la incidencia, algo que se comprueba a ojos vista.

Publicidad

Lo más leído...