sábado, 2 julio 2022
InicioOpiniónVivir más años es posible

Vivir más años es posible

¡Que levante el dedo quien aspire a vivir más años de lo que se considera como normal! Es de suponer que seriamos muchos los que lo hagamos porque nos gustaría permanecer en este mundo más de lo que, hoy por hoy, constituye la duración de la estancia en el ancho ámbito de los vivos.

Atendiendo a esta premisa, científicos de países superdesarrollados como EE.UU. o Gran Bretaña, entre otros, han desplegado la bandera de la supervivencia animando a seguir pautas sanas y  vitales costumbres que nos ayudarían sobremanera a hacer efectivo  el empeño y coronar con éxito la pretensión. 

Científicos de prosapia de varias nacionalidades, como digo, apuntan la posibilidad de que se pueda estar en este mundo de los vivos hasta una decena de años más, lo que no deja de ser un acicate para que nos dispongamos a encontrar los medios que puedan proporcionarnos alargar la vida para lo que no se debe hacer caso omiso a las indicaciones que han puesto negro sobre blanco algunos consejos que nos pueden ayudar a conseguir ese plus de vida que no puede por menos de alegrarnos el día. 

Aconsejan los científicos expertos en  estas cuestiones, con más razón que un santo, que acrecientan la morada del hombre en este mundo haciendo ejercicio de forma regulada, hasta 10 años más, algo que no es moco de pavo. Si a estas certezas se añaden el consumo moderado de alcohol, el abandono de la funesta y costosa costumbre de fumar, mantenernos  en el trabajo y no abandonarlo antes de tiempo, y adoptar sanas costumbres como la de darnos caminatas sin agobios y placenteras, amén si no a renunciar sí a hacerlo s con moderación bebidas alcohólicas, pueden prolongar nuestra existencia en este mundo hasta una decena de años más. 

Y una cuestión que puede sorprender, pero que los científicos consideran como acicate para permanecer más tiempo vivo y en plenitud reside en la sana (y placentera) costumbre de hacer el amor, o en otras palabras, tener sexo al menos de dos veces a la semana, aleja a quienes lo practican alejar del riesgo de muerte prematura. Una certeza científica, pues, que no deja de satisfacernos y que nos lleva a pensar que al acto amatorio, de por sí gratificante en grado sumo, puedo asimismo alargar nuestra existencia en este mundo. 

Si a esas sanas costumbres enumeradas añadimos, como así nos lo aconsejan especialistas que de esto saben y mucho, llevar a cabo caminatas de una manera regular y entregarnos en los brazos de Morfeo entre seis u ocho horas (más tiempo resultaría del todo desatinado) podríamos hacer un quiebro torero a una muerte precoz. 

 Vivir más años está en nuestras manos lograrlo. Solo hay que pretenderlo y llevar a cabo normas y costumbres que, indefectiblemente, nos conducirían a gozar con plenitud de ese placer. Está en  nuestras manos gozar y regocijarnos, por ejemplo,  con la música que calma el ánimo y, por ende, alargar nuestra vida en este mundo, lo cual no es moco de pavo.

Publicidad

Lo más leído...